Google+ Followers

sábado, 4 de julio de 2015

XG

Necesito un vestido pero como soy talla XG, o sea, eXtra Gorda pues no encuentro nada. La búsqueda comenzó ayer, fui a Sears, primero un vestido, tres vestidos, uno barato y bonito, el otro sexy y regular de precio y el otro muy recatadito y caro. Ah porque todo quiero, como ando mal de lana mi hermano me dice que me presta su tarjeta de empleado pero sólo tiene un crédito de $500. 
Bueno el barato bonito era talla G, parece que amarraron un tamal pero con mucha masa, fuera. El recatadito según era talla XG y ni me quedo. El de ensueño blanco era algo como esto:

Me quedo, me quedo, Viva Viva, y es talla G, viva hurra, oh oh, volteó a verme el trasero y parecía piut, sólo me cubría las pompas, demasiado bueno para ser cierto. Descartado ni modo. 
"Voy por otros tres" pensé tratando de ser optimista, saliendo del vestidor veo uno color negro con adornitos azules, muy a mi estilo y no es pegado, así que no se notarán las lonjas. Señorita ¿donde están las otras tallas, es que no lo encuentro? ah ver, es de maternidad señorita, allí lo puede encontrar. Oh por Dios, así pase de la ropa normal a ir a tallas extras y maternidad. 
No se preocupe señorita, algunas mujeres "grandes" compran en maternidad. Sí gracias (fingí demencia). 

Y en las tallas extras todo muy aseñorado, ya se que soy una señora, pero no una señora tan grande. 
De pronto un vestido café que me evitaría comprar zapatos, $1200, que qué, bueno, soy pobre y gorda doble pecado. Pero soñar no cuesta nada, busco tallas, nada, llega hasta la 30. 
Bueno después de otras 5 vueltas a todo vi un maniqui, vestido strapple, estampado, corto al frente y largo atrás, ay que bonito se ve en el maniquí, claro que el maniquí es talla petite  y yo soy talla gordit. Pero había talla G. Algo así:

De nuevo al vestidor, con un vestido café de maniquí, un vestido de maternidad y un vestido caro de encaje transparente color mamey, un poco como este:

El de encaje ni me cerro, claro pues era talla G de gorda no de extra gorda, el de maternidad si me quedo porque es para gordas pero si me veía más gorda. Luego ya con todas las ilusiones rotas me probé el de maniquí, aleluya, aleluya, si me quedo y era talla G, quería llorar. Pero luego luego a boicotearme porque temí a la crítica y la censura, comenzando por la de Antonio que dice que uso ropa de paliacate. Me lo quite y vi mi cuerpo en ese vestidor con un gran espejo y sentí tristeza. Llevó un año procurando cuidarme, ejercicio, agua y comida sana, la ropa dejo de apretarme y pase de talla 38 a que me quede justa la 36, pero no es suficiente, veo en el espejo mi gran panza junto a unos senos pequeños. Es una chaqueta mental y un engaño de Antonio eso que me veo bien y que sigo adelgazando, la verdad es que sigo siendo una gorda y ya debería estar acostumbrada, 36 años y siempre me he visto así, algunas veces más,, algunas veces menos, pero siempre así. 
Volví a casa sin vestido, le mande un mensaje a Antonio y me dijo que si yo me sentía cómoda lo comprará, toda la tarde llovió, así que no volví a la tienda. Y sigo sin comprarme vestido, el próximo sábado es la fiesta de mis niños, y aun no tengo el vestido ¿como se vestirá su gorda madre? snif snif

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

A mí me pareces bellísima.
Tienes una talla preciosa de alma.

Besos.

Mi Álter Ego dijo...

Seguro que encuentras algo. No te cierres puertas. Un besote!!!

Amapola Azzul dijo...

Te lo tienes que comprar ya.

Besos.

llorenç Gimenez dijo...

Yo, ya no tengo claro, que talla necesitas, pero da lo mismo, ponte lo que quieres que te sentara muy bien, y aun que no te lo pongas...
Un abrazo Jova....

RECOMENZAR dijo...

Dulce increible tu estilo me haces reir
cuando hablas de tapar las lonjas.
Se vos
sos divina
que importa lo que pesa
s si soy feliz es lo unico que importa.
Yo soy peso pluma genetica ya que como como cerda.
Corro y me muevo bastante soy hiperkinetica jaja
Un abrazo enorme bella