Google+ Followers

miércoles, 2 de abril de 2014

No te entregues toda

Porque cuando menos los sientes

Te quedas sola,

Te escupen a la cara un no te quiero que...

Te parte el cráneo en dos. 

Y te quedas ahí,

Incrédula

Con la boca abierta

Con todo abierto;

La piel,

La carne, 

Los huesos, 

El alma...


Te quedas ahí

Mitad roja ( ardiendo )

Y mitad fría ( muerta )

Mitad lívida ( pálida )

y mitad amarilla ( rabiosa )

Con una ligazón entre los dientes

Que te impide mover las quijadas, y 

Que con fuerza te estrecha las muelas 

Hasta hacértelas polvo.


Porque no crees lo que estás viviendo,

Porque no puedes digerir

Lo que ha fuerza te han hecho tragar:


Un NO TE QUIERO

Que te abre el piso que tienes a los pies

Y que, en vez de tragarte,

Te deja ahí,

Angustiosamente ahí;

Exhibiendo tu vergüenza,

Mostrando tu impotencia, 

Acusando tú fracaso, tu error, 

El gravísimo error

De no haberte dado cuenta de que llegabas al fin...


Y te quedas ahí, quieta,

Monolíticamente quieta, 

Inmóvil,

Fría

Sin vida...


Sólo tus ojos tienen calor

Y dejan escapar una lágrima 

Que silenciosa

Se resbala por el duro mármol de tus mejillas

Abriendo tu sentimiento,

Tu coraje,

Tu inútil coraje de haber gastado tanto en la vida

Para llegar de nueva cuenta a la  nada;

A esa nada que todo lo desbarata:

Tu pasado,

Tu presente,

Tus proyectos,

Tu vida,

¡Tu mierda vida!

A la que quisiste darle un sentido especial

Y sólo encontraste eso

LA NADA

4 comentarios:

Jova dijo...

Así me siento.

Garriga dijo...

bien
esta bueno tenerlo claro
para poder empezar de nuevo
suerte!!!

Jo dijo...

porque me acorde de sylvia plath?

Rafael dijo...

Estos versos tanto si corresponden a una realidad o a una ficción es algo muy duro y habría que analizar los motivos que llevaron a ellos.
Un abrazo en la noche.