Google+ Followers

miércoles, 29 de octubre de 2008

Extrañar



Leí el post de Diego, ese que habla de borrar los recuerdos y al buscar en los míos me encontré con que cambié el verbo recordar por el de extrañar. Hay tantas cosas que extraño que no se por donde comenzar, sólo se que son las más recientes las que más me duele no tener. En realidad se refieren a él. Todos los días cuando despertaba me encontraba con sus mensajes de amor o con sus llamadas. Algún tiempo tenía que viajar de un lado de la ciudad al otro y todas esas noches él me acompañaba por el teléfono, me cantaba y yo me sentía protegida y cuidada. Sentía que era muy especial para alguien y que ese alguien se preocupaba por mi. Los domingos es lo que más extraño, veíamos los días extinguirse abrazados amándonos. Yo era su inspiración y su influencia, me sentía única. Extraño esa maravillosa sensación que me acompañaba siempre, el trabajo parecía tan sencillo, mis éxitos parecían tan grandes y los problemas tan pequeños. Extraño disfrutar la vida como la disfrutaba entonces.Extraño los días en que no lloraba. Extraño mi belleza. Extraño que alguien me ame. Extraño ser feliz y sonreir. Extraño sentirme viva.
(No lo se Diego, creo que hay recuerdos que sí deberían borrarse para no sentir nuestra vida actual tan miserable)

miércoles, 22 de octubre de 2008

Irme


(Lunes 20 de octubre de 2008, 4:00 p.m., salón 17)
Otra vez veo reflejado el dolor en mi ser. Los ojos están llenos de lágrimas, tengo que hacer un gran esfuerzo para que la voz no se me quiebre mientras trato de explicar los temas. Les doy trabajo a mis estudiantes, les mando a la biblioteca, no quiero verlos, no quiero que me pregunten cómo estoy; porque siento que me abrazaría de ellos como si fueran mi última esperanza de vida. Como que necesito aferrarme a algo. Algo de este país, de este mundo, de esta vida. Sólo un licuado y un jugo y son las 4 de la tarde, quizá después un café para llegar a la noche, pero no quiero más. Otra vez mi estómago rechaza, y mi garganta no deja pasar. El dolor de cabeza, al rato el dolor de cuello. El dolor en la parte izquierda de la cara y los nervios que reaccionan por si mismos, intento controlarme no quiero que se paralicen. La palidez de mi rostro contrasta con lo negro de mi atuendo. De repente un estudiante me esta preguntando algo y yo no lo escucho pero fingo una sonrisa. Quisiera, no venir a trabajar, tener el dinero suficiente y largarme ya. Esquiar hacia arriba. Adelantar los planes, IRME a Madrid, a Chile o a Australia, cualquier lugar que no me permita volver, que me obligue a empezar de nuevo. IRME con el daño irreparable, con el corazón roto y con el vientre vacío.

domingo, 19 de octubre de 2008

La confianza


No se como recuperar la confianza se que sera un proceso largo y quizá doloroso, temo tomar decisiones que vayan en contra de mi o de lo que quiero. No puedo permitir contaminarme con ideas ajenas que ataquen a mi corazón y que sus voces hablen por su propia experiencia que nada tiene que ver con la mía. Tengo miedo de que vuelvan a patear mi corazón y mis sentimientos, de equivocarme, de lastimarme y lastimar. Y la espera a cada segundo del día se vuelve más y más angustiosa.Porque siempre tomo la peor suposición como alternativa. Ayer me dijo mi ángel que era el momento de sanearnos. ¿Los ángeles se equivocan? No lo creo, pero hoy me encuentro con el silencio y la incertidumbre de nuevo. Y la soledad, odio sentirme tan sola sin sentir un abrazo y una voz que me diga que todo estará bien. No se que va a pasar, tendré que esperar hasta que caiga la noche y quizá más. Sólo se que no debo olvidar mis ideas y mi inspiración.

sábado, 11 de octubre de 2008

Antes de Marzo


Acabo de ir a vomitar, se que no fue sólo la cena sino también el asco por la vida y la tristeza. Pero esa ultima no sale, y a veces pienso que nunca saldrá. Quisiera sufrir un accidente que dañara mi cerebro y perdiera todos los recuerdos que tengo a partir de marzo. antes de eso yo era otra persona. Él llegó a mi vida y yo la trastorne. No puedo decir que él me la desmadro porque yo soy responsable de mis actos. Hace unos días aun pensaba que las cosas hermosas que vivimos eran más fuertes que el sufrimiento que vivo desde hace tres meses, pero no, no me importaría borrar los recuerdos bellos si me queda la certeza que también se irán los malos. Ya no se como pedirle a Dios que me ayude a ser la de antes. Hoy puedo decir que muchas cosas que antes me daban alegría, ahora ya no mas, al contrario no provocan en mi nada. Quiero volver a disfrutar mi soledad, a amar, a reír y hacer reír, salir, soñar, ilusionarme, sentir emoción por algo, sentirme satisfecha, ser feliz. Pero nada de eso tengo sólo esta espera cruel de ver pasar la vida a mi alrededor. Ver los días iguales y sentir nostalgia cuando estoy sola. Mis soluciones de salir adelante se agotan. Ya no se que hacer. Creo que me voy a seguir vomitando no sólo la cena sino el asco por la vida y la tristeza.

martes, 7 de octubre de 2008

Me gustan los días nublados


Me gustan los días nublados, y aun más los lluviosos.
Siento que el cielo sabe de mi tristeza y llora.
El dolor disfrazado de neblina
Y las calles vacías, como mi vida, como mi alma.
Nadie ama los días nublados como yo.
Como no aman la diferencia existencial
Porque lo distinto duele,
como la carne agrietada por el frío.
Me gustan los días nublados.
Porque el frío no tiene tiempo.
No tiene muerte.
Como el enfermo sol que desgasta día a día la piel,
los huesos,la sonrisa.
Pero no la muerte.