sábado, 24 de agosto de 2019

Mi abuela y yo

Su nombre es Consuelo, pero siempre le he dicho cariñosamente "mamá Chelelo". En mis primeros 3 años de infancia viví con ella, con mi tía Chata y con su hija Eri que es como mi hermana. Después la veía cada fin de semana y con los años cada día menos. Cuando iba a la universidad y vivía con mis otros abuelos ( los maternos) y no llegaba a tiempo y me cerraban la casa, mamá Chelelo me recibió con los brazos abiertos a altas horas de la noche y además me daba de cenar. También me echaban paro cuando me iba con mi novio Polo ( a quien últimamente he estado recordando mucho, bueno X ) y decía que estaba con ellas. 
El tiempo paso y cada vez la vi menos, hace dos años enfermo y la cuidamos como por un año, ahora ha vuelto a enfermar.
Nos avisaron hace dos semanas que no se podía levantar y que la habían tenido que hospitalizar, fuimos todos el domingo y pase la tarde con ella en el hospital, hablándole y animándola un poco. Después regrese al trabajo, porque además no esta cerca de aquí, esta en Metepec, como a dos horas de Izcalli. El fin pasado volví para cuidarla, esta vez ya en la casa y me lleve sólo a Leo, Mario Iván se quedó y lo cuido Yeya. 
Es tan difícil esta etapa de la vida, dormí en un sillón junto a ella y la primera noche estaba enferma del estómago así que tuve que cambiarle el pañal tres veces. Cambiarla es difícil, tengo que girarla y cuidar no lastimarla, limpiarla perfectamente y buscar el modo de poner bien el pañal pero sin poder levantarla del todo. La comida debe ser molida porque no puede usar su dentadura, mantenerla despierta porque tiene principios de demencia senil, además de convencerla de que se tome los medicamentos sin que piense que la estoy envenenando. Pensé en lo sabia que es la vida, cuando sea momento de cuidar a mis padres, que será como en 15 o 20 años, habrá terminado el tiempo de cuidar a mis hijos porque ya serán unos hombres. 
En su cumple de hace dos años
Tiene 90 años y esta lúcida pero este fin no pude ir a cuidarla y me dio un sentimiento de mucha culpa, la volvieron a internar, no pude ir porque mi papá se fue muy temprano y yo estaba en el trabajo. Debí irme después pero no lo hice. 
Tuve una charla con mi papá y creo que fui desconsiderada, él piensa traerla de nuevo a vivir con nosotros ( recuerden que vivo en casa de mis papás), y yo le dije que no era mi responsabilidad que en la mañana trabajaba y en la tarde cuidaba de los niños. Pero me sentí como una desgraciada. 
Incluso hable con Antonio para apresurar una resolución de la casa, que por cierto vamos a vender, porque debo reconocer que irme allá con los niños me generara algunos gastos que ahora mismo no puedo cumplir. Y bueno espero también eso se resuelva pronto porque ya es lo único que nos falta quedar de acuerdo para poder concretar el convenio de divorcio. Que la verdad creo que él debe tener más ganas que yo de quedar libre de una vez por todas. En fin de ese tema no quiero hablar, ya que me entristece un poco. 
Y bueno ya para terminar con mis desgracias, hoy me fui a correr y me caí, ¿se acuerdan que hace un año me esguince el tobillo izquierdo?, bueno ahora fue la rodilla derecha lo que me lastime.
Sin embargo debo reconocer que fue muy gracioso, ya iba por la segunda vuelta que le daba al lago y de repente una gran roca que nunca antes vi, todo pasa en cámara lenta pero en realidad solo pasa en un segundo, sentí como caía mi rodilla e inconscientemente creo que quise proteger mis tobillos, así que cargue mi peso al frente. 
Metí las manos pero sólo a los costados, primero mi rodilla, luego mis manos derrapando, después un golpe en la barbilla y por último mi rostro sobre la pista de piedritas rojas. Según yo solo voy a trotar pero por la fuerza con que mi cuerpo se deslizo en el piso me di cuenta que ya corro. 
Vi estrellitas y levante la cara, una mano se extendía hacía mi. La tomé y como 5 personas rodeándome, entre ellos un maestro de zumba que daba su clase quitado de la pena. Me dijo ¿estas bien?, le dije si, pero sentía que algo me escurría de la cara, con mi mano derecha me limpie y vi la manga de mi sudadera llena de sangre, corregí mi respuesta, -No, no estoy bien. Me levanto el rostro y me echo agua de su botella, -¿Que me abrí? ¿La nariz o la boca?. -Muy poco la nariz. Mire mis manos y  también sangraban.-Bueno, al menos no me esguince, trate de esbozar una sonrisa pero tenía tan hinchado el labio que no lo logre. -siéntate un poco, -si gracias, gracias a todos. Mire a mi alrededor y todas las caras estaban sorprendidas. Camine hasta mi hogar, me bañe porque tenía tierra en todo el cuerpo, hace un rato fui al médico y me mandaron desinflamatorios y para el dolor. Tendré que usar rodillera dos días y volveré a estar en circulación. 


Cuando caminaba de regreso pensé en el karma, esto me paso por no cuidar a mamá Chelelo, ahora aunque hubiera querido ya no podía. Que triste. 

12 comentarios:

Albada Dos dijo...

Toda una odisea. De la relación con los abuelos se aprende mucho. Que no pudieras cuidarla al final no implica que lo la quisieras, así que tranquila. Más que Karma, son etapas e incidentes.

Un abrazo y feliz día.

yessykan dijo...

Hola!
En mi opinión, creo que no puedes forzar a que las cosas sucedan. En algún momento tendrás que dejarlas ir y permitir que lo que está destinado a ser, sea aunque sea doloroso. Tienes la responsabilidad de tu trabajo y tus hijos. Tu abuelita creo que estará mejor cuidada en ese lugar y las visitas compensaran ese cuido que deseas darle y no puedes. Cuidate mucho, y que te mejores prontamente.
Saluditos

Amapola Azzul dijo...

No creo que te pasase por eso, fué el azar.

Espero que te recuperes pronto.

Un abrazo.


Rosa Mª Villalta dijo...

Yo no creo que te haya sucedido por ello.
Piensa en tu recuperación.
Saludos.

Liliana dijo...

No seas tan dura contigo, seguro que no es por esa razón.

Cuídate!

Un abrazo =)))

TORO SALVAJE dijo...

Cuídate tu también eh...
Que te necesitan tus hijos.

Un beso.

Paula Cruz Roggero dijo...

Hola no creo que te sucediera por eso, eres cruel contigo misma. Recupérate y sigue adelante, tus hijos te necesitan. Besos al alma.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Debes recuperarte y ver hacia el futuro que ella seguro es lo que quiere.
Besos y cuídate.
Puri

mariarosa dijo...


Hola es la primera vez que llegó a tu blog, he leído tu odisea de vida y comprendo tu sentimiento con mamá Chelelo, pero tienes padre, él también se puede ocupar. Creo que tu vida no debe ser fácil con dos niños, tu trabajo y en pleno divorcio, busca ayuda entre tus otros familiares y no te culpes con lo que no puedes hacer.
Me conmoviste.
Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

me haces sentir tan bien cuando te leo

Gumer Paz dijo...

Hola Jova! No te sientas culpable por nada. Son cosas que pasan... sin más, puede haber coincidencias o no.
Menuda avería te hiciste O_O Espero estés recuperada.
Muchos besos :-)

Estoy entre páginas dijo...

Esos abuelos eternos, pero nunca te sientas culpable, a veces las cosas vienen asi...